El Fiordo de Geiranger

Uno de los viajes que más me ha impresionado en mi vida, ha sido el que realicé hace unos meses a Noruega, gracias a Visit Norway, y he de deciros que me quedé completamente enamorado, fascinado e impactado con el país, con su gente, con su cultura. Por eso, mi intención es intentar describíroslo por zonas, porque cada una de ellas da mucho de si. Tal es así que la foto de portada de mi blog, no es ni más ni menos que Noruega.

Sin duda Noruega destaca por su belleza natural, por aquello que no creó el hombre, por aquello que crearon los glaciares dando paso al agua del mar, y que todos conocemos por Fiordos.

Quiero hablaros hoy sobre el Fiordo Geiranger o el Geirangerfjord como se llama realmente. Se encuentra en la provincia de More og Romsdal, al norte de la Noruega de los Fiordos, con una longitud de unos 15 kilómetros de belleza sin igual.

Es uno de los más bellos, según la población Noruega, rodeado de picos nevados, vegetación, cascadas, e infinitas historias y anécdotas que guardan estas montañas, avistando también pequeñas casitas y granjas que años atrás llegó a tener huéspedes. No me preguntéis como subían hasta ellas, o como bajaban, todavía me lo sigo preguntando…

Hay que recordar que el Fiordo Geiranger, está incluido en la lista de patrimonio de la Humanidad de la UNESCO

Para disfrutar de la inmensidad del Fiordo Geiranger, lo ideal, si no vas en crucero, sería coger el ferry en Hellesylt y dejarte llevar hasta Geiranger. Es un ferry turístico, donde te van explicando todos los acontecimientos que han sucedido en el Fiordo. Desde el mismo centro del fiordo podréis disfrutar con las montañas que lo bordean, llegando a alturas superiores a los 1.000 metros, que vistas desde abajo, impresionan lo suyo. El ruido de las cascadas, las conocidas como “Cascada de syv Søstrene” (Las siete hermanas), “Cascada Brudesløret” (Velo nupcial) y la “Cascada Suitor” (Pretendiente), guardan una maravillosa historia como si de un cuento se tratara.

Os recomiendo silencio, y así podreis disfrutar con el sonido del agua golpeando en el fiordo.

Es inevitable sentirte pequeño cuando estas dentro de uno de ellos, es más, creo que te sientes tan minúsculo que casi dan ganas de no salir de allí. Que remanso de paz…..

Y ya el colmo de los colmos, es llegar a Geiranger, pueblo situado al final del fiordo, donde desde uno de los miradores se puede apreciar todo a la inversa, es decir, el fiordo visto desde arriba, que casi impresiona más que desde abajo.

Otra de las cosas que me impactó ya en tierra, es ver la temida carretera del Águila, que es la carretera que te lleva a Eidsdal desde Geiranger. 11 curvas, a cual más cerrada, que te llevan a 620 metros de altura sobre el nivel del mar. A lo largo de esta carretera también podréis ir encontrando varios miradores para hacer espectaculares fotos.

Y para terminar, comentaros que según el prestigioso periódico norteamericano Chicago Tribune, los Fiordos Noruegos están en la lista de las Siete Maravillas Naturales del Mundo, y yo sin ser un prestigioso periódico, incluyo los Fiordos entre las 3 Maravillas del planeta.

Quiero despedirme agradeciendo este viaje a Luca Bocci, director de Visit Norway en España por darme la oportunidad de disfrutar, y conocer Noruega.

Anuncios

Un pensamiento en “El Fiordo de Geiranger

  1. Que recuerdos me trae. Desde luego que es uno de los viajes imprescindibles, hay que conocerlo. Como dices te sientes pequeño entre tanta grandeza.
    Muy buen post! Gracias por recordarme este viaje.
    Almu!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s